cuarto 12 capitulo 6: el loco (septima parte)(parte final)


— ¿¡que haces, Gerald!? ¿¡Estas loco!? —grita Laura.
— ¡tu lo dijiste, Laura, todos los que trabajan aquí lo estamos!
Gerald tenía planeado romper la reja principal, la única forma de salir del hospital.
— ¡¡cuidado!! —gritan los guardias que estaban cerca a la reja al ver el auto dirigirse a toda velocidad contra la reja.
—¡¡¡agárrate, Laura!!!— grita Gerald.
El auto choca fuertemente contra la enorme reja, destruyéndola, el auto sale a toda velocidad.
— ¡Estas loco, Gerald, estás loco!— grita Laura, — ¡creí que moriría!
— ¿Estas bien, Laura?— pregunta Gerald.
— si, si lo estoy… esto es una locura, no imaginé que harías eso, Gerald…—revisa a Andrés.
— ¿como esta el?—pregunta.
— esta bien, descuida, como si no hubiera pasado nada.
— bueno, ahora a la carretera 53.
En el hospital.
— ¡se volvió loco! —Grita el doctor Aguirre— no hay otra explicación, ese sujeto esta demente, ¡¿atravesar la reja de esa forma?! ¡Santo cielo!
— Sin duda Gerald debe de haber tenido una muy buena razón para hacer esto, director —dice el director del hospital.
—no parece usted muy enfadado, director.
— Gerald no esta loco, solo esta llevando muy lejos su profesionalismo, tiene el mismo espíritu de labor y trabajo que su padre —sonríe.
— ¿ah si? —pues espero que cuando regrese, si es que regresa, reciba su merecida sanción, ósea el despido inmediato, igual con esa enfermera que lo ayudó. — sale de la dirección.
El doctor herrera se queda en su ventana mirando la reja principal destrozada, con una sonrisa en la cara.
8:34pm, carretera Evelyn ramos.
— bien, en el siguiente cruce entramos a la carretera a santa Laura. —dice Gerald.
— si, son aproximadamente 2 horas, ¿no? —dice Laura.
— si, aunque voy a correr lo mas que pueda, ya no me importa.
— aun así, ¿puedes prestarme tu teléfono? Quiero llamar a mamá.
— Claro, úsalo— saca el celular del bolsillo y se lo da.
Laura le marca a su mamá.
— Hola, mamá—dice.
—hola hijita, ¿ya estas llegando? —le dice por teléfono.
—no, te llamo por que voy a llegar algo tarde, ¿si? estoy… trabajando con Gerald.
— ah el doctor que te trajo a casa la otra ves.
— si, mamita, estoy con el.
— bueno, no llegues tan tarde ¿si? —le dice.
—no te preocupes, mamá.
—hija, no he encontrado nada de el Andrés santos que buscas en es red social. Estuve buscando mientras te esperaba, pero no encontré nada.
— te lo agradezco mamá, pero…
—después seguiré buscando un poco mas, si no hay problema.
—no, sigue buscando mamá, no te preocupes.
—o, hijita, nos veremos mas tarde.
Cuelgan.
— ¿Que esta buscando tu mamá?—pregunta Gerald.
— Información de Andrés en una red social de internet. — le da el celular a Gerald.
—No, guárdalo —le dice, no recibe el celular— debiste decirle que ya no es necesario que siga buscando.
—si, lo se, pero así se mantendrá entretenida, cada ves que llego tarde se queda despierta y se preocupa, de esta forma se cansara mas rápido y dormirá, no sabemos a que hora regresaremos, o si regresaremos a casa, lo mas probable es que nos encarcelen.
— jejeje… si, es probable.
— ¿No te preocupa eso?—pregunta Laura.
—pues si, pero ahora mi prioridad es Andrés y sacarlo del limbo. Y yo tomare toda la responsabilidad, tu no te asustes, no voy a dejar que te pase nada malo, Laura, nada.
— no lo se, estamos juntos en esto, Gerald.
Gerald sigue conduciendo hasta la carretera 53, a las 9:39pm llegan al hotel santa Laura.
Gerald y Laura bajan y bajan a Andrés.
— muy bien, voy a entrar…
—Vamos a entrar—dice Laura.
—no, necesita entrar solo, Laura, el me ha visto mas tiempo que tu, hay una especie de confianza con el, sobretodo a la hora de conectar con su mente, una persona extraña en su tratamiento podría afectarlo negativamente, cuando el entre y se conecte, necesito que todo sea perfecto.
— pero yo quería ver…
—lo lamento, debes esperar aquí.
—bueno, esta bien, suerte, Gerald. Suerte Andrés. —dice Laura.
Mientras Gerald caminaba con Andrés hacia el viejo motel santa Laura, Andrés comenzaba a mover la cabeza de manera extraña, sus ojos comenzaban a situarse en puntos, comenzaba a mirar el lugar, se retorcía, al parecer la teoría de Gerald estaba funcionando.
— necesito el cuarto 12— dice Gerald al recepcionista.
El recepcionista los ve algo extrañado.
— usted vino hace una semana mas o menos, ¿cierto? —le dice el recepcionista a Gerald.
—si, que buena memoria.
— este es… este es el sujeto del que me habló, ¿no es así? ¿Pero que le ocurre? —pregunta.
—necesito llevarlo al cuarto 12, ¿entiende? Es parte de su tratamiento psiquiátrico, ahora deme la llave del cuarto 12, ¿esta disponible?
—si, si, si, lo esta—coge la llave y se la da a Gerald — son 35 por la noche.
—ok, espera —saca su billetera y le paga. — una cosa, quizas escuche algunas cosas extrañas, no se alarme es parte de su tratamiento.
Gerald coge la llave y se dirige al cuarto 12 en el segundo piso.
Mientras subía Andrés seguía inquieto, parecía algo pasaba en su cabeza, los recuerdos de lo que le pasó en ese lugar sin duda estaban en su cabeza mas fuertes que antes.
—Tranquilo, Andrés, relájate— repetía Gerald.
Entran entonces al cuarto 12 del hotel santa Laura, el lugar en el cual algo sucedió, algo que cambio la vida de Andrés, atrapándolo en un horrible estado mental.
Gerald deja a Andrés en el dentro de la habitación.
— ¡vamos, estamos en el lugar de tu cabeza, estamos en el cuarto 12, aquí paso algo, ahora es momento, Andrés! ¡Revive eso en tu mente y conéctate con la realidad!— grita gerald.
Andrés ahí en el centro de la habitación seguía moviendo la cabeza rápidamente, mirando a todos lados, solo el sabia que pasaba en su cabeza, pero era claro que estar ahí en esa habitación estaba estimulando algo en su mente.
—¡¡¡Judith!!! —grita andres.
— ¡bien! ¡Sigue!
Andrés se agarra la cabeza, la expresión de su cara era de dolor, parecía que le dolía la cabeza. Grita, grita fuertemente.
—¡¡¡nooo!!!! ¡¡¡¿Dónde la llevan?!!!— grita Andrés.
— ¡esta funcionando! —Andrés lo miraba con una cara de emoción al ver que estaba funcionando su teoría, Andrés se estaba conectando.
— ¡¡¡déjenme!!! —Andrés da unos pasos — ¡¡¡Judith!!!! —seguía gritando.
— ¡Andrés, debes seguir recordando, escucha mi voz, amigo, sigue recordando! —gerald seguía animan do a Andrés, sabia que por mas doloroso y confuso que sea este proceso lo sacaría de su estado de locura.
Andrés seguía gritando y caminando unos pasos.
— Judith… yo no… yo no quise hacerlo… yo… yo no quise matarla, yo solo… ¡Judith!
Gerald escuchaba atentamente todo lo que Andrés estaba diciendo, no lograba entender del todo lo que sucedía, pero era una experiencia fascinante para el.
Mientras Laura en el auto.
— esta gritando, Andrés esta gritando, parece que si esta funcionando todo esto… si logra buenos resultados quizás Andrés mantenga su trabajo y yo también.
Suena el celular de Gerald.
— ¿Hola?— contesta Laura.
— hola hija. —era la mamá de Laura.
— mamá, eres tu. —se sorprende.
— si, estaba llamando a tu celular, pero no contestabas.
— si, lo deje en el hospital.
—bueno, se me ocurrió llamar a este numero, quedó grabado en la memoria de el teléfono, así que…marqué.
— ¿que ocurre, mamá?
— bueno, encontré una foto de ese chico, Andrés santos.
— ¿¡¡Qué!!? —Laura se sorprende.
— si, estaba buscando y encontré una foto de el, con unos amigos, al parecer era estudiante de medicina.
— ¡¿estudiante de medicina?!
— si, en la descripción de la foto esta escrito esto; Andrés santos, estudian de medicina de 3er año.
— ¡esto es increíble, haz hecho un buen trabajo, mamita!
— gracias, hija, como estuviste una semana buscando creí que te impostaría la noticia.
En la habitación 12.
— ¡Andrés, dime algo, háblame! —grita Gerald.
— ¡no… no se la lleven! ¡Judith, perdóname! —decía Andrés, parado ahí en el centro de la habitación.
— ¡Andrés! ¡Necesito que me mires, voltea, amigo! —Gerald se acerca.
Gerald toma del hombro a Andrés para tratar de girarlo y tenerlo cara a cara, pero en el momento en que lo toca, Andrés gira dándole un fuerte golpe a Gerald, tumbándolo.
— ¡¡¡¡no me toquen!!!!! —grita Andrés.
—¡¡cálmate, tranquilízate, Andrés!! —Gerald se levanta del suelo lentamente.
Andrés estaba parado ahí, estaba jalándose los cabellos, gritando, estaba desesperado.
— ¡tranquilo, Andrés!
— ¡yo no quise matar a tu hermana, no quise hacerlo, no quise matar a Sandra!
Andrés retrocede y golpea la ventana rompiéndola, los pedazos de vidrio caen al piso.
— ¡Andrés, creo que… —se levanta — debes tranquilizarte, amigo, trata de escucharme!
Andrés estaba como loco, en su cabeza los recuerdos de lo sucedido en ese lugar lo estaban atormentando, Andrés ve uno de los cristales rotos de la ventana en el piso y lo toma.
— ¡ey! ¡ey! ¡Deja eso…. Andrés! —Gerald trata de acercarse pero temía que Andrés pudiera atacarlo.
— ¡¡Sandra!! ¡¡Sandra!! —gritaba Andrés.
En el auto.
— entonces las fotografías mas recientes que subió el usuario de esa pagina corresponden a hace un mes…—dice Laura aun hablando por teléfono.
— si, pero la fotografía en la que aparece el tal Andrés corresponde a hace 6 años— le contesta su mamá.
—muy bien, guarda esa pagina como te enseñe, mamá; al llegar voy enviarle un mensaje al que subió la fotografía, sin duda debe conocer a Andrés, debe ser un amigo. Esto le va a alegrar a Gerald sin duda.
En eso un automóvil se estaciona rápidamente cerca al motel, la forma tan brusca de hacerlo llama la atención de Laura.
Del auto negro bajan 3 sujetos extraños, el que más resaltaba era el que bajo al final, un sujeto alto de cabello rubio, con muchas joyas y unos lentes negros que no dejaban ver sus ojos y un tatuaje en el cuello.
— ¿quienes son esos? —se pregunta Laura la cual se había escondido un poco dentro del auto para no ser vista.
Los sujetos extraños se dirigen al motel.
Mientras en la habitación 12.
— ¡Andrés, deja ese cristal, amigo!— grita Gerald.
Pero Andrés no le hacia ningún caso, Andrés pega un grito — ¡¡Judith!! — grita, aprieta fuertemente el cristal que tenia en las manos, no le importa destrozarse la mano, lo levanta y se lo encaja en la parte izquierda del abdomen muy fuertemente.
—¡¡no!!— Grita Gerald, quien corre a detenerlo.
Pero Andrés logra abrirse parte del vientre, se provoca un corte transversal desde el lado izquierdo del abdomen hasta el ombligo.
Andrés cae, Gerald se acerca y trata de levantar a Andrés, pero este estaba desangrándose mucho, estaba convulsionando.
— ¡oh dios mío! —Grita Gerald — ¡no puede ser! —Lo acuesta y se levanta — ¡¡resiste, Andrés, voy por ayuda!! —sale rápidamente de la habitación.
Gerald corre en direcciona las escaleras a través del pasillo del segundo piso, pero su camino se ve truncado por 2 extraños sujetos que estaban subiendo por las escaleras, Gerald nota que estos sujetos estaban armados, lo que hace que se alarme un y se detenga, el sujeto del tatuaje en el cuello y las gafas, le apunta y sonríe.
Antes de que Gerald pueda decir una sola palabra este sujeto le dispara en el hombro. Gerald cae al piso.
Afuera.
— ¡Gerald! — Laura baja del auto rápidamente, estaba nerviosa, pero mas que nada preocupada por Gerald.
En el pasillo del segundo piso del motel.
Gerald esta tirado en el piso, herido, perdiendo mucha sangre. El extraño sujeto rubio y de gafas negras se acerca a el.
— ¿quien eres tu? ¿Por qué me disparas? —pregunta Gerald en el piso.
— mi nombre es rex.
Es lo último que escucha Gerald antes de recibir un certero disparo en la frente.

Fin.

Franck palacios grimaldo
Martes, 23 de febrero del 2010


Escrito por: FranckPalaciosGrimaldo (2010-07-06)


Ranking: 0.0/0






Copyright HistorieSense © 2018