Institutionalized


¿Qué es lo que debo hacer para escapar de acá?

Todo lo que me rodea es odio, mugre, mediocridad, sangre y más odio

No se cómo será tu vida, pero en la mía existen muchas dificultades como para poder salir debajo de la tierra, por que uno se siente que literalmente está enterrado en una especie de cementerio, pero no cualquier cementerio, uno de esos cementerios abandonados con las lapidas cubiertas de plantas, las verjas oxidadas y las únicas visitas que reciben son de los cuervos, tres metros bajo tierra rodeado de personas que caminan hacia más abajo, como el tártaro.

Escribir en este espacio es lo único que me ayuda a ver la luz que viene desde arriba, si no lo hiciera estaría completamente perdido, mis manos están llenas de ampollas de tanto excavar sin poder salir a ningún lugar, mi cabeza me estalla de tantas emociones encontradas y de la impotencia que me genera estar acá, ¿me pasara solamente a mí?, ¿seré el único que no logra ver un futuro?

Yo creo que no

Pero sé que muy pocos debemos tener exactamente esta visión

Porque yo sé que vos, que aparentas ser un apersona feliz y plena también debes sentir esto

Todos lo pasamos alguna vez y de vez en cuando nos vuelve a molestar ese sentimiento.

A veces tengo la necesidad de deprimirme un poco para poder llorar, y así poder desahogarme, pero ni siquiera puedo hacer eso ya que no tengo motivo alguno para llorar o deprimirme, a veces el dolor que uno se auto inflige es deliciosamente doloroso, reviso fotos, escucho canciones que tiempo atrás tanto me dolían, pero no hay caso ya no siento más nada.

Dolor agridulce, innecesario pero adictivo, ni siquiera me es deprimente el hecho de que no tengo nada, ni nadie para llorar.

Veinte años en esta tierra de colores, y yo un ser tan apagado, hasta la miseria me esquiva, el sol no me sonríe, el mundo no está hecho de chocolate, las flores no me miran, pareciera que por donde paso traigo el otoño y con ello toda la muerte de la fauna que me rodea, los perros me esquivan, la gente me ignora.

Mi odio se convierte en dolor mientras que mis miedos me acorralan contra el rincón de la pared, los necesito tanto… a cualquiera, ¿por que me dejan acá?

Yo no estoy loco, pero todos dicen que sí, hace años que no puedo salir a la calle, todo lo que me rodea está mal, las personas están mal, mi familia está mal, todo este maldito lugar está mal, yo sé que soy más cuerdo que muchos que conozco, pero sin embargo soy yo al que juzgan apuntan y señalan, tengo 21 años y ni siquiera puedo salir con mis amigos, ¡es más!, hace años que no se de ellos.

Mi madre me dice que yo tengo muchos problemas, casi siempre las cosas no salen como quiero , pero siempre creí que podía mejorar, nunca se me paso por la cabeza rendirme, me echaron de tres escuelas distintas así que deje mis estudios para conseguir un trabajo porque evidentemente no estaba hecho para estudiar, hasta el día de la fecha me van echando de cinco puestos de trabajo distintos, la razón siempre era la misma al parecer no quedaban satisfechos con mi desempeño, a mí no me importaba ya que seguiría buscando otro empleo y luego otro y luego otro, nunca me doy por vencido, pero mi madre siempre creyó que era un problema que tenía en mí, ya que siempre creía estaba en drogas, me gritaba, sin ninguna razón, siempre llegaba a casa golpeado por las peleas que tenía en la calle, pero no era por mi culpa, existe gente muy idiota en el mundo ¡siempre me están provocando!, hasta que pierdo control de mí mismo y terminamos a los golpes, ¡yo odio la violencia, pero me incitan!, además me tengo que defender, tengo que defender en lo que creo y lo que amo.

Ellos creen que tengo problemas cuando en realidad el único problema que tengo son justamente ellos, molestándome, mis amigos me decían lo mismo, siempre me decían que notaban que yo estaba teniendo muchos problemas últimamente, ¡yo no tengo ningún problema!,!¿ por qué no lo pueden entender?¡

Parece que, ser yo mismo le molesta a todo el mundo, ¡no voy a cambiar a su antojo, nunca! ¿Qué es lo que ven malo en mí?...

Yo no estoy loco, ¡ustedes están locos!, me están volviendo loco…

Yo siempre tube en cuenta sus sentimientos, los respete, los quise, los apoye en todo momento, no sé por qué me hacen esto, dicen que es lo mejor para mí, pero como mierda saben ustedes que es lo mejor para mi si ni siquiera me lo preguntan , siempre toda mi vida me tuvieron imponiendo cosas sin preguntarme, un dios, la escuela, modelos a seguir, la televisión, la iglesia, ¿qué pasa con lo que yo quiero?, ¿nadie se preguntó nunca eso?,¿ qué pasa si no quiero alabar a su “dios” o ir a sus escuelas?,¿ qué pasa si quiero ser una persona independiente lejos de todo lo que ustedes creen?, que alguien me diga ¿por que eso está mal?

Ustedes tienen más problemas que yo, ustedes están llenos de prejuicios, yo solamente quería estar libre y lo más irónico es que ahora estoy encerrado, me drogan para poder tenerme controlado, se abusan, les mienten, y nadie me cree.

Mi madre dice que la gota que rebalsó el vaso fue cuando estuve preso unos días por un incidente en el que estuve involucrado, pero yo no tube la culpa, hice lo que cualquiera haría si tuviera la oportunidad.

Estábamos volviendo a casa con Nancy, mi novia, a la noche, cuando de la nada salen dos tipos de la esquina y me ponen contra la pared a mí y a Nancy, me pidieron la billetera y se las di, uno tenía a Nancy apuntándola con una navaja y el otro a mí, les dije que les daría todo lo que me pidieran pero que a ella la dejaran ir, me sacaron la gorra y a ella una pulsera que yo le había regalado cuando cumplimos un año de estar juntos y le pidieron la billetera, ella se las dio, entonces les dije

- ya no tenemos más nada, déjanos que sigamos nuestro camino.

Él me dijo

- tu novia está muy linda, si queres te podes ir pero vamos a jugar un poco con ella.

El tipo que la estaba apuntando metió su mano dentro de la blusa de Nancy y comenzó a tocarla, el que me estaba apunando a mí se dio vuelta a mirarlo, Nancy estaba sollozando con los ojos cerrados, yo solamente quería matarlos a los dos en ese preciso momento, ¡yo podía ver el sufrimiento en su rostro! Y a esos dos, riéndose…

aproveche el momento que no me miraban, empuje a el que me estaba apuntando, se calló al piso y le acomode un derechazo en el mentón al que estaba tocando a Nancy, también cayó al piso, le dije a Nancy que corra a buscar ayuda, Nancy salió corriendo en dirección opuesta, tome una roca que tenía cerca mío, era grande como una naranja bien madura, cuando se quiso levantar el tipo que estaba tocando a Nancy le pegue con la piedra justo arriba de la ceja, literalmente perdí el control sobre mí mismo solamente quería que sufra, así que continúe golpeándolo hasta que escuche que algo se quebró, el compañero me miraba con miedo sabía que estaba completamente sacado de mí mientras sostenía su navaja, le pegue dos veces más en la cabeza hasta que se parte la roca, la sangre brotaba por todo su rostro, no se movía, estaba inconsciente sobre un charco de sangre, miro a su compañero que me miraba fijamente, su mirada transmita miedo, se da la vuela y empieza a correr, lo corro y en menos de seis metros lo alcance, estoy bastante acostumbrado a correr es mi pasatiempo, le pegue una patada en las piernas y cayó , luego me subí encima de él y comencé a golpearlo, repetidas veces en la cara , hasta que dejo de moverse, mire mis manos me dolían mucho, estaban completamente cubiertas de sangre y yo estaba cansado. Recupere mis cosas y las de Nancy y volví a buscarla, cuando estaba llegando donde estaba el tipo con la cabeza rota tirado, llego Nancy arriba de un patrullero se bajó y me abrazo llorando, mientras tanto los dos policías estaban asistiendo al tipo con la cabeza rota, me preguntan si yo había hecho eso , conteste que sí y luego me dicen que me aleje de ella y que ponga las manos en el capot del patrullero, cuando apoyo las manos siento un fuerte golpe en la espalda y luego otro y otro, tirado en el piso solamente podía ver a Nancy como gritaba desesperada para que dejaran de golpearme. Me arrestan, me llevan a la comisaria con cargos de violencia en la vía pública y posible homicidio a pesar de que Nancy les explico que no tenía otra alternativa, cuando llegue al calabozo había un tipo de aproximadamente treinta años sentado en una de las esquinas de la celda, no me cayó bien y era muy hablador, me hiso un par de preguntas para entrar en confianza y luego me pidió que le entregue las zapatillas o de lo contrario "la iba a pasar mal", así que de nuevo tube que pelear, cuando llegan los policías debido a todo el ruido que hicimos, me separan me golpean en las piernas con sus macanas caigo al piso y me golpearon un poco más, al tipo que estaba en la celda lo golpearon hasta el cansancio al parecer el tipo era un generador constante de problemas , debido a eso me cambian de celda, me ponen en una celda individual. Ya no quería que me golpearan más me dolían los nudillos y la espalda por los golpes de los policías. Después de pasar trece horas detenido y luego de saber que los dos delincuentes que golpee estaban fuera de riesgo me soltaron.

Vivo en un país tan de mierda que te encierran por defender a tus seres queridos de un par de delincuentes, el sistema no funciona, yo no podía dejar que le hicieran eso a Nancy, nunca dejaría que le pasara nada malo, cuando se enteró mi madre, comenzó a gritarme, dijo que no me aguantaba más, que nunca iba a cambiar, que tenía problemas serios y si no recibía ayuda pronto sería demasiado tarde, cuando salió de mi habitación me puse a llorar desconsoladamente, los padres de Nancy no me dejaban verla, según dicen tiene miedo que debido a mis arranques de ira termine lastimándola a ella, ¡todos creen que tengo un maldito problema!, ¡mi problema son ustedes!

No entiendo, realmente no entiendo…

Hasta que un día mis padres me llamaron a la cocina me dijeron que tome asiento, yo pregunte que pasaba y me dijeron otra vez lo mismo

“hijo creemos que estas teniendo muchos problemas últimamente y tenemos miedo de que puedas herir seriamente a alguien o que te puedas herir a ti mismo, es lo mejor para vos que te mandemos a este instituto de salud mental”

Sacaron un folleto y me lo mostraron, de nuevo la misma historia, siempre deciden por mí, incluso ahora que tengo 21 años no puedo decidir por mí mismo, ya que todo el mundo se mete en mi vida y opina sobre mi cuando ni siquiera me preguntan por qué hago lo que hago, solamente juzgan desde fuera, odio que hagan eso.

Desde el primer momento que puse un pie en este lugar estoy deseando salir, pero mi médico dice que hasta que no aprenda a manejar mi ira, no podre salir de acá, odio todo lo que tenga que ver con este lugar, las enfermeras, los horarios, los pacientes, el aire que se respira, y los empleados de personal.

Hace un par de días estaba encerrado en la habitación que me designaron y a tres cuartos míos en la habitación 406 hay una chica que sufre de esquizofrenia, tiene aproximadamente 19 años y debido a su problema es muy tímida y rara vez habla con alguien, desde el momento que llegue hará un mes los médicos dicen que tendrá que quedarse un largo tiempo debido a sus serios problemas para poder socializar con la gente que la rodea, no ven que avance ni un poco, esa chica lleva internada en este lugar un año, un año entero y está peor de lo que llego, al menos eso creen todos. La verdad es que por las noches empieza a gritar tanto que mandan al personal a calmarla y si es necesario a una enfermera a medicarla, por cada piso hay dos empleados de personal que son los encargados de vigilar el área y una enfermera en la planta baja, que está en caso de emergencias. Estos dos hijos de puta que están de guardia en el piso donde estoy yo, entran al cuarto de la chica a violarla cuando es de noche y todos duermen, es algo que simplemente no puedo describir, el nivel de maldad y de morbo que tienen esos dos hijos de puta es… simplemente me excede , todos los demás están drogados por los medicamentos, yo no los tomo los guardo debajo de la lengua y luego los tiro cuando voy al baño, desconfió mucho de este lugar, así que cuando escuchó los gritos de la pobre chica siempre, comienzo a gritar y a golpear la puerta, hasta que llegan a ver qué es lo que está pasando, si todo el mundo supiera la verdad, lástima que nunca me creerían y a ella por supuesto que tampoco, su fobia social está más que justificada ¿no creen?

Hasta que esa noche no aguante más, hice tanto ruido que tuvieron que dejar de violarla para ver qué pasaba en mi habitación, cuando llegaron abrieron el pequeño visor que tienen en la puerta y me dijeron

- ¿Qué pasa loquito no podes dormir?

- Si eso me pasa, no puedo dormir ¡¡cuando ustedes dos se están cogiendo a la chica del 406, par de hijos de puta!!

- ¿Te pensas que alguien te va a creer, idiota?, vos estas acá por qué tener problemas de ira ¿no?, pero yo tranquilamente puedo decirle a tu médico que estas teniendo ataques a la noche y te diagnostica esquizofrenia y cagaste – me dice uno de ellos

- Sabes que – leo el cartel que llevan con su nombre en el pecho, dice:” miguel” - ¿sabes que miguel?

- ¿Qué?

- Me importa un carajo, apenas tenga la oportunidad de salir de acá, acordate, ¡te juro que te mato y a vos también hijo de puta! ¡acuérdense par de enfermos, ustedes son los que deberían estar encerrados, acá!

- Deja de gritar, o vamos a entrar a calmarte

- ¿Sabes que nada me haría más feliz? dale entra papi – le dije mientras movía mis manos hacia mi pecho como llamándolos

Los empleados de personal tienen picanas para usar en caso de emergencia, picanas que como ya sabrán su uso está prohibido debido a los serios daños que pueden hacer en partes sensibles del cuerpo

Sacan las picanas y se ponen en posición

- ¿Estás listo loquito? – me dicen en tono burlón

Odio que me llamen así

- Más listo que nunca - les contesto

Me paro enfrente de la puerta con los brazos casi abiertos y los puños cerrados, tengo miedo, pero el odio que les tengo supera a mi miedo por mucho, mi habitación está vacía, lo único que tengo a mano es una mesa fija y un vaso de plástico, creo que estoy en serios problemas

¡Entran de un golpe a la habitación! De a uno cruzan la puerta, apenas veo entrar al primero corro dos pasos directamente hacia uno de ellos y con todo el impulso tiro un puñetazo directo a la nariz, fui tan rápido que lo hacerte, la sangre cubrió la cara del primero, cae al piso, apenas quiero darme retroceder siento una descarga eléctrica en el pecho y caigo, era el otro tipo que aprovechando mi descuido pudo acertarme, seguía electrocutándote hasta que caigo al piso, el dolor era horrible sentía dormido la mitad del pecho, mientras tanto su compañero seguía en el piso agarrándose la cara, había dejado caer la picana, la veo desde el piso a solo unos pocos metro míos, me tiro a los pies del que me estaba electrocutando y lo muerdo en la pierna derecha, me empieza a dar más descargas en la espalda, y con mis pocas fuerzas le pego en los genitales con el puño y deja caer la picana, que cae a mi lado, se recupera casi al acto, pero me dio tiempo de recoger la picana me puse de pie y comencé a darle toques en el cuerpo hasta que cae, agarro a otra picana y continuo esta vez con las dos juntas, comenzó a gritar mucho, despertó a prácticamente todo el piso, no tengo mucho tiempo hasta que llegue seguridad.

Dicen que una descarga eléctrica en las áreas sensibles del cuerpo pueden resultar muy devastadores, así que lo hice sobre su cara, hasta que comenzó a tener una especie de ataque de epilepsia, su compañero ya estaba de pie aunque no muy lúcido e intenta sacarme las picanas de las manos, comenzamos a forcejear, por los altavoces se podía escuchar.

- “todo el personal de seguridad al segundo piso, inmediatamente, repito: ¡todo el personal de seguridad al segundo piso, inmediatamente!”

Como puedo zafo mi mano derecha de la suya y con la picana le doy una descarga en la pierna derecha, pierde el equilibrio, cae de rodillas, tome un poco de distancia y le di una patada en la mandíbula, cae de lleno al piso, e igual que a su compañero le di varias descargas en la cara, hasta que puso los ojos en blanco, se podía escuchar a la seguridad corriendo hacia mi habitación, se me pasaron miles de cosas en ese momento pero recapacite en esos pocos segundo, tire las picanas al pasillo y me arrodille poniendo las manos en mi nuca, cinco hombres de seguridad armados, me apuntan y me dicen que me quede quieto, uno de ellos me coloca una camisa de fuerza y me llevan a la planta baja, en la planta baja están los pacientes más peligrosos, me escoltan por el pasillo del instituto, el piso y las paredes son blancas, a pesar de ser las tres y media de la mañana casi todos están despiertos por el alboroto, cuando paso por la habitación 406 la chica me miraba tímidamente, creo que en el fondo era una extraña forma de agradecerme, luego llegue a la escalera que daba al subsuelo donde estaba el aislamiento, los pacientes que están aislados son los que representar una amenaza hacia los demás o hacia ellos mismos, los tienen con camisa de fuerza permanentemente , la verdad que ya no sé si estaré loco o no, pero valió la pena, no podía aguantar una noche más escuchando los gritos de la chica del cuarto 406, estaré loco pero… por lo menos soy un hombre de palabra y honor.

“Si llaman a eso locura, estoy orgulloso de padecerla”

N.E.C

Escrito por: nec (2010-07-16)


Ranking: 0.0/0


1  
Eres bueno, muy bueno con la narrativa fluida, al principio no me llamo tanto, serían los primeros renglones. Lo bueno se viene más adelante.
Esa tipo de actitudes por lo general se ven en muchas partes; en el almacén, en supers, aunque el caso actual, es demasía, pero siempre convivimos con ellos. Palpaste bien el sentimiento, me gusto mucho.

2  
muchas gracias!

3  
La narrativa incita a leer. Atrapa. Tuve la sensación de leer una novela. Tienes un estilo novelesco. Tal ves arias buenas novelas si te lo propusieras.

4  
Harías*....quise decir.





Copyright HistorieSense © 2017