Quia optare dicere amare


Mientras camino me encuentro a alguien
Una persona sin menos ni más;
Ésta es simpática, y parece extrañar
Pero quién sabe, cuando a ella estoy sin conocer,
Además de ni su nombre recordar o saber
Como el sonido que se pierde de un distante tambor de piel...

¡Oh Calla mente! No me hagas divagar
Aunque piense en ella no me controlarás
Crees saberlo todo pero de ella no das más
Anda háblame de ella; aunque sé no podrás.

Un día su nombre volveré a preguntar
Y esta vez no se me borrará
Ese día mi cerebro estaba atrofiado
Apenas le pude hablar
Tal vez eran efectos del tratar de no pensar
O sólo mi llama romántica que volvió a funcionar.

Sea una u otra la causa
Por ella pierdo la razón
Si pienso en el inmenso Cosmos
Ahí ella está; si no, entonces no pienso, sin más.

Quisiera dejar de existir
Así tal vez me libre del pensar;
Aunque también quisiera con ella compartir
Hasta el cielo caído le daré, al que llaman mar.

¡Oh, si que estoy incuerdo!
Pues sólo me pongo a mis pensamientos enmarañar
Sin más ni menos, a ella voy a hablar
¡Oh! vaya que lo haré, si no, muero intentándolo
O vivo diciéndole ¡Te amo! Sabiendo que lo hago.

Como dos tortugas siento podría pasar
Pues lentas serán, pero siempre cumplen
Su ciclo es tan eterno, como las olas tardescas
Y pues quién no desespera con tales movimientos
Hasta pareciera que detuvieran el tiempo;
O sólo es como el viento; entre más se quiere sentir
Menos se sentirá, sólo se debe su llegada esperar.

Pues es así y así será, no se puede el hecho cambiar
Yo por mi parte, no cambiaré por mal
Sólo por un bien, propio o impropio, no lo sé,
Sólo sé, que ha ella quiero por siempre admirar;
A lo que a mi mente llega algo que dijo un gran hombre un día:
"La belleza no mira, sólo es mirada".

Imagino una tarde sosegada
Aves practicando voces finas y gratas
Una fuente con colores reflejados
Trasparencia líquida sobre el viento
Una lluvia irradiante de Horus o Helios
Algunos ruidos sometidos por mis oídos
Además su voz cantando en forma hablada
Alzando la mirada hacia el cielo emplumado
Que se mueve hacia mejor le parezca el tiempo
Motivando al tan mencionado amor del bueno
Algo de amorismo para algo de sana permutación.

Y como dice el dicho "Se digno de ser, o no seas"
Yo expreso lo sentido, no lo discurrido
Si alguna vez ella lee aquellas tonterías mías
Entonces que no le parezcan desesperadas
Ya que un huraño no soy, y no lo seré
Sólo sé algo que quisiera, con ella poder hablar
Sólo unos segundos, mejor minutos, se me antojan horas
Qué tal días, o tal vez semanas, pero si se me dan meses;
Compartir años no estaría mal, o toda la vida para variar.

Lo que me deja pensando en unas palabras no mías,
Sino de un verdadero ser humano, él dijo algo como:
Pon tu mano en un horno caliente durante un minuto y te parecerá una hora.
Siéntate junto a una chica preciosa durante una hora y te parecerá un minuto.
Eso es la relatividad. La gravitación no puede ser la causa de que la gente se enamore.

Y no confieso amor romántico hacia ella, puesto que se dé qué quieren tacharlo
Una institución de mentiras e hipocresía
Que promueve materialismo mortal hacia quien lo practica.
No niego así se hace hoy día, pero pienso cambiar el hecho
Con acciones de un verdadero amante de la vida
Así amo la vida, amo quien la vive, incluso quien la tiene y la desprecia.
No sé el caso de ella
Pero me gustaría saberlo, iré lento, lento y más lento
Pues esta vida es relativa y me hace recordar a lo dicho del viento.

Entonces concluyo no muy rápido ni muy tardado
Pues mis palabras llegarían al infinito
Así las de ella, las de todos
Eso, porque vivimos mucho tiempo fuera del verdadero mundo: El interno
Cuando deberíamos vivir de acuerdo a éste y así no acabar no siendo.

¡Vaya! ¡Vaya! ¡No acabo entonces, basta! Ya no diré más
Sólo que no me despido cariacontecido
Cómo podría después de haber tanto dicho
Una parte de mí se siente liberada
Como diría yo siendo algo anglófilo: "Good Riddance" (Buena Liberación)
Así entonces, si ella está sobre este pobre escrito poniendo sus ojos
Que sepa el gran deseo de poder conocerla tengo
Una oportunidad, mejor dicho un privilegio el mío escuchar su voz sería,
Pero más que eso, escuchar cómo interpreta su interior, saber que hizo y hará,
No puedo imaginar tales momentos de ventura que pasarán (o al menos espero).

Adoro adorarla, pero más es saber que la adoro sin pedir su adoración,
Pues altruista me considero, amor doy, y si regresa a mí bien recibido será como he practicado la reciprocidad.

Aún no conociéndola, tengo la dicha de saber que es importante para mí.

Escrito por: EpsilonSpirit (2010-08-30)


Ranking: 0.0/0


1  
Es bastante bueno, pero ojo con las faltas. desprestigian el poema.

2  
Oh, me ha gustado mucho, de verdad, sobre todo el final

"Aún no conociéndola, tengo la dicha de saber que es importante para mí." ma ha encantado






Copyright HistorieSense © 2017